ActiFog es un dispositivo que entra en funcionamiento tras un aviso de alarma ante una intrusión expulsando, a gran presión y velocidad, niebla activa seca. El artefacto, de alta tecnología y reducidas dimensiones, logra que la visibilidad en el interior de tu negocio sea nula en cuestión de segundos, evitando la actuación de los presuntos ladrones minimizando potenciales efectos negativos.

Actifog para Negocios y Comercios comienza a funcionar cuando se activa la alarma. En este momento, el fluido se calienta por un sistema de calefactores y pasa de estado líquido a estado gaseoso. El gas es disparado al exterior a gran presión y al entrar en contacto con el oxígeno, se transforma en una densa niebla seca que se expande a gran velocidad, en pocos segundos.


¿Cómo puede impedir Actifog que roben en mi local?

  • Local invisible: al haber visibilidad nula en el establecimiento, no existen puntos visuales de referencia, por lo que es imposible actuar dentro de él. Es una solución muy efectiva también para alunizajes.
  • Desorientación: la niebla desconcierta y desorienta al intruso por lo que es casi imposible que localice una salida o un objeto para robar.

La niebla se mantiene entre 30 y 40 minutos en su máxima densidad por lo que, en caso de que el intruso haya logrado entrar en el establecimiento, lo más probable es que siga dentro cuando la policía o nuestro personal de Servicio de Intervención Inmediata lleguen al local.


¿Puedo programar Actifog?

Sí, puede programar el tiempo de actuación del dispositivo en función de sus necesidades.

La niebla no contiene ningún tipo de sustancia tóxica, por lo que no perjudica los productos de alimentación ni presenta ningún daño para el medio ambiente. Al ser una niebla seca, no deja rastros en muebles, equipos electrónicos o cualquier otro objeto.