Cómo garantizar la seguridad laboral en el trabajo

La seguridad laboral en una compañía es un aspecto fundamental para garantizar la continuidad del negocio, así como la integridad de los trabajadores y de las propiedades de la empresa. Para lograr una seguridad laboral óptima es necesario adoptar una serie de medidas para minimizar la posibilidad de que se produzca cualquier tipo de accidente. No obstante, esto no siempre es sencillo, por lo que conviene saber cuáles son los principales puntos sobre los que focalizarse.




La seguridad laboral comienza por la evaluación de riesgos

La mejor manera de garantizar la seguridad laboral es anticiparse a los riesgos. Para ello, es necesario conocer tanto las debilidades de una empresa como sus fortalezas. De esta manera, será posible actuar con tiempo ante cualquier situación delicada. 

Existen varios métodos que nos permiten analizar y conocer las necesidades, en materia de seguridad, de una compañía. No obstante, el más recomendable y destacado es el de las auditorías de seguridad. Este sistema incluye un análisis profesional de las características de la empresa, así como entrevistas y comentarios del propio personal que integra la compañía. Así, se logra un análisis transversal que tenga en cuenta hasta el más mínimo detalle relacionado con la seguridad laboral en el trabajo. Gracias a esta información, se pueden elaborar protocolos de actuación adaptados específicamente a los recursos y particularidades de cada negocio.

 

¿Qué tipo de riesgos laborales existen?

Como recoge la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, son muchos los tipos de riesgos a los que podemos estar expuestos. Entre ellos, destacan los siguientes:

Físicos: en esta categoría encontramos varios riesgos como un exceso de decibelios, de vibraciones, iluminación excesiva o deficiente, o los relacionados con la temperatura y la humedad. Todos ellos pueden ocasionar accidentes o situaciones peligrosas para la salud de los empleados si no se tienen en cuenta en el análisis y la implementación de riesgos laborales.

Ambientales: este tipo de riesgos son los que menos previsión pueden tener, pues consisten en fenómenos naturales que se escapan a nuestro control. Un ejemplo de ello son las inundaciones. No obstante, por su localización geográfica, algunas zonas son más propensas a estos riesgos. En ellas se deberán implementar protocolos de actuación pensados específicamente para estos casos.

Mecánicos: los accidentes causados por este tipo de riesgos son los que provocan un mayor número de lesiones físicas tales como cortes, quemaduras, etc. Son los más frecuentes y a los que más atención se suele prestar a nivel preventivo.

Químicos: este tipo de riesgos se relaciona con la manipulación de determinadas sustancias nocivas al contacto o al ser inhaladas. 

Sociales: aquí encontramos los accidentes causados por factores psicosociales tales como el estrés o la ansiedad. Pese a que a priori pueda pensarse que son incontrolables, muchos riesgos causados por factores como la fatiga o las rutinas monótonas sí pueden prevenirse si la empresa adopta las medidas necesarias para ello.

Una vez conocemos toda la tipología de riesgos, es necesaria la creación de protocolos de seguridad específicos. Asimismo, la empresa debe asegurarse de que los empleados son conocedores de las normas y protocolos de seguridad.

 

La seguridad laboral en el trabajo y el control de las entradas y salidas

Un punto bastante destacado relacionado con la seguridad laboral en el trabajo, especialmente en aquellos entornos industriales que manejan maquinaria pesada o productos químicos, es el relacionado con el acceso de personas ajenas. En estos casos, la formación de los empleados en materia de seguridad es fundamental para que conozcan todos los protocolos y no causen accidentes fortuitos al acceder a determinadas zonas del recinto. Para evitar estos incidentes, lo ideal es contar con un control de accesos que solo permita la entrada a personal autorizado. De este modo, nos aseguraremos de que solo las personas necesarias y cualificadas tengan acceso a estas áreas.

 

Soluciones para optimizar y prevenir riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales en el trabajo es, por tanto, uno de los aspectos clave a tener en cuenta dentro de cualquier empresa. Para optimizarlo, el negocio deberá llevar a cabo un análisis de los riesgos y la implementación de medidas y medios técnicos que logren prevenirlas. 

Además, los trabajadores deberán recibir la información sobre el proceso y estar bien formados en las actuaciones y protocolos de actuación para cada caso concreto.

 

Hoy en día las empresas apuestan por invertir en soluciones tecnológicas relacionadas con la seguridad. Todas estas medidas son vistas como una forma de garantizar la continuidad del negocio, la calidad del trabajo y como una muestra de la preocupación de la empresa hacia sus trabajadores.