Los beneficios de los avances tecnológicos en el ámbito de la seguridad

La revolución tecnológica ha supuesto un cambio en el paradigma empresarial y se presenta como un elemento clave en la transformación de muchas industrias, entre ellas la de la seguridad.

El Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial o el uso de drones son solo algunas de las grandes innovaciones tecnológicas de los últimos años que han llegado para quedarse. Los beneficios ya son notables en cuanto a la automatización y simplificación de muchas tareas de seguridad mejorando la eficiencia. Desde Prosegur Security queremos traerte algunos de los avances que ya están disponibles para tu negocio.

 

Inteligencia artificial, el futuro de la seguridad

La inteligencia artificial es uno de los ejemplos más claros de la evolución e implantación de la tecnología en el sector de la seguridad.

Una de las ventajas más importantes es la posibilidad de detectar comportamientos de riesgo en tiempo real, permitiendo una respuesta inmediata. Los sistemas de videovigilancia que utilizan inteligencia artificial son capaces de detectar de forma autónoma anomalías o incidentes en las instalaciones que protegen. Gracias al aprendizaje continuo del sistema, entrenado y programado por expertos en seguridad, la inteligencia artificial aplicada a vídeo es capaz de detectar vehículos en zonas donde está prohibido estacionar, objetos no identificados, armas o incluso anomalías como humo o accidentes de diversos tipos. Las mayores ventajas se aprecian especialmente en el día a día, como a la hora de mantener el exterior de un recinto protegido o al rastrear entradas y salidas del personal en una empresa.

 

Otra de las tecnologías de alto impacto que ya se está implantando en el sector de la seguridad es el IoT. Gracias a este tipo de dispositivos, la monitorización y automatización de procesos permite a las empresas contar con información detallada en tiempo real, así como recibir alertas e informes detallados sobre su negocio.

A través de los dispositivos IoT instalados en los puntos críticos, se pueden capturar datos de las condiciones ambientales como ruido, gases o temperaturas y enviarlos a través de las redes de comunicación correspondientes, donde son sincronizados con su base de datos para una visualización instantánea del equipo de seguridad o para la elaboración de informes posteriores.

Por otro lado, en caso de ocurrir algún incidente o situación anómala, esta quedará debidamente registrada, lo que facilita el análisis posterior y la mejora del sistema en caso de que sea necesario.

 

Exprimiendo el potencial de la tecnología IoT: Ecosistemas de sensores inteligentes

El potencial de los sensores inteligentes en el ámbito de la seguridad es inmenso. La integración de tecnología IoT con los sistemas de seguridad tradicional permiten crear ecosistemas con sensores que se activan en base a diferentes variables como la temperatura, el movimiento o la presión. La implantación de estos sensores permite monitorizar y automatizar procesos, así como lanzar alertas sobre los eventos críticos en tiempo real. De esta manera, se logra activar los protocolos de seguridad en menor tiempo, gestionar los recursos necesarios de manera óptima y disponer de datos de valor que puedan utilizarse para mejorar los procesos actuales.

Su implementación junto con los sistemas de seguridad tradicionales podría llegar a prevenir muchas situaciones delicadas y añadir una capa de protección extra a la seguridad de un determinado entorno. Su empleo incluye la protección frente a otro tipo de riesgos como la presencia de gases inflamables o nocivos en el ambiente.

Este instrumento basado en tecnología IoT aporta un grado extra de confianza y seguridad en el proceso de evaluación de las instalaciones por parte del equipo operativo, que puede conectarse al sistema en cualquier momento y desde cualquier dispositivo para comprobar y verificar cómo de eficaz está siendo el sistema de seguridad implantado.

 

Drones, el complemento perfecto para incrementar la seguridad

En la actualidad, los drones se encuentran en un proceso de constante mejora. Sus características a nivel técnico les permiten soportar condiciones climáticas adversas, como la lluvia o rachas de viento fuerte.

Por otro lado, estos dispositivos pueden incorporar medidas de grabación nocturna y de visión térmica. Asimismo, la utilización de altavoces incorporados puede proporcionar información sobre la situación a los asistentes del evento en el que se desplieguen los drones o alertar sobre posibles incidentes en tiempo real. Además, también existe la posibilidad de incorporarle otros elementos como salvavidas, botiquines o luces de alta intensidad.

Sin duda, los drones son uno de los avances tecnológicos que veremos cada vez más en los operativos de seguridad.

 

¿Quieres saber más sobre nosotros? Conoce todo lo que podemos hacer por tu seguridad.