Qué valor aporta la seguridad a tu empresa

Cada día son más las empresas que invierten en su seguridad. Además de cumplir con los puntos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, buscan con mayor frecuencia llevar la seguridad un paso más allá. Esto se debe, entre otras cosas, a que el valor de la seguridad puede aportar una mejor imagen de cara a los clientes y a los propios trabajadores.




 

Confianza para tus empleados

El valor de la seguridad se posiciona como uno de los grandes pilares sobre los que se asienta un negocio. Los servicios de seguridad permiten transmitir a los equipos el compromiso y la preocupación que la empresa siente hacia ellos.

Es importante concienciar a los trabajadores mediante formaciones en las que puedan aprender protocolos de actuación donde se especifique cómo enfrentarse a cualquier tipo de situación comprometida que pueda darse dentro de las instalaciones.

La implementación de sistemas y dispositivos de seguridad como, por ejemplo, cámaras de videovigilancia o controles de acceso, ayudan a reducir posibles escenarios no deseados que puedan afectar al empleado dentro de las instalaciones.

 

Un indicativo de calidad

La presencia de seguridad puede indicar la calidad de una empresa, ya que invertir en este valor implica apostar por la continuidad de un negocio y evitar accidentes o situaciones que pongan en peligro el correcto desempeño de sus funciones.

Por otro lado, mostrar preocupación por la seguridad de cara a los clientes y los trabajadores puede ser un elemento decisivo para diferenciarse de la competencia.

La seguridad no solo logra transmitir una imagen de marca mucho más positiva, sino que también garantiza una calidad de producto y servicio. La preocupación por esta implica una mayor atención a los detalles y un mayor cuidado de los productos.

 

¿Cómo integrar correctamente la seguridad dentro de tu empresa?

El primer paso siempre suele ser identificar de forma precisa cuáles son los puntos en los que este factor está menos presente. Para lograrlo, la manera más destacada suele ser una auditoría interna de seguridad. Se trata de un estudio que muestra las principales vulnerabilidades del negocio teniendo en cuenta los equipos que conforman la empresa, para que puedan aportarnos información relevante sobre qué aspectos deberían ser mejorados y cómo hacerlo.

La auditoría ofrecerá información sobre cuáles son las fortalezas y debilidades, aportando protocolos y procedimientos de actuación ante situaciones delicadas. No solo para prevenirlas, sino para saber cómo actuar ante ellas y lograr una continuidad del negocio incluso en las peores situaciones. 

El siguiente paso es comenzar a estudiar cuáles son los mejores recursos o soluciones para solventar los problemas encontrados e implantarlos posteriormente. Estos pueden ser tanto dispositivos y cámaras o controles de acceso, como personal de seguridad correctamente formado. 

Desde Prosegur Security analizamos cuáles son las particularidades y necesidades concretas de un negocio para adaptarnos a ellas. Nuestro modelo de Seguridad Híbrida aúna las soluciones tecnológicas más avanzadas, los profesionales mejor cualificados y un profundo análisis de datos. Todo ello centralizado desde nuestro iSOC, el núcleo de las operaciones de seguridad en remoto, aportando un valor diferencial a nuestros clientes.

 

Una apuesta segura

A día de hoy, la seguridad es un factor imprescindible para cualquier empresa. Garantiza una continuidad del negocio y un correcto ambiente de trabajo para los empleados. Asimismo, es una garantía de preocupación y atención a los detalles tanto para socios comerciales como para clientes.