El futuro de la banca digital

Las nuevas tecnologías están cambiando distintos sectores laborales y empresariales. Muchas áreas de negocio no son hoy como lo eran hace veinte o diez años. Los avances tecnológicos se aceleran y combinan entre sí proporcionando cada vez más oportunidades a quienes sepan integrarlos. Los servicios financieros no son una excepción a esta imparable tendencia.

La banca online y las apps de aplicaciones financieras siguen ganando terreno tras la crisis del Covid-19 y cada vez tienen más usuarios. Los proveedores de servicios financieros no son ajenos a esta transformación y están cambiando su estrategia para asegurar su posición en el futuro de la banca.

 

La necesidad de adaptar las empresas a las nuevas soluciones tecnológicas

En este sentido, Prosegur AVOS se convierte en un socio estratégico de referencia para bancos y entidades financieras, acompañándolos en su proceso de transformación digital.   

En Prosegur AVOS, ya trabajamos con los bancos más importantes de España y Latinoamérica, ofreciéndoles un portfolio de más de 50 servicios financieros end-to-end que les permitan ganar en eficiencia y competitividad. 

Para ello, nuestra propuesta de valor 360º está basada en la óptima combinación de personas, tecnología y procesos. 

Externalización de funciones y servicios

En el caso de las personas, Prosegur AVOS proporciona un servicio de externalización de las áreas de back office, basado en tareas como la gestión hipotecaria, la asesoría jurídica bancaria, el servicio de atención al cliente o, incluso, el cumplimiento de requerimientos relativos a la prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, como sujetos obligados que son. 

 

La banca del futuro es más digital

Pero, además, desde Prosegur AVOS, ayudamos a los bancos en áreas como el soporte a sus canales online o la trazabilidad de las operaciones para detectar de forma temprana intentos de fraude. 

Sin lugar a dudas, el contexto actual del sector financiero hace imposible desarrollar el negocio bancario sin atender a las numerosas ventajas de la digitalización.

Coexistencia de banca digital y presencial 

Según datos del BCE, publicados hace unos días, en la Zona Euro se han clausurado 72.076 oficinas bancarias desde la crisis financiera de 2008. De ellas, 26.822 (37,21%) se encontraban en España. De esta manera, la red bancaria vuelve a una densidad similar a la registrada en 1976. 

Una profunda reconversión cuya hoja de ruta era la mejora de la rentabilidad, el cumplimiento normativo y el acercamiento a un cliente más digital.

Todo ello, sin olvidar el principio de inclusión financiera, es decir, facilitando el acceso a servicios financieros como transacciones, pagos, ahorro, créditos y seguros, de manera responsable, segura y sostenible.

Por ello, mientras que en los canales online se realizan operativas diarias más sencillas y rápidas, en la oficina se puede recibir un asesoramiento financiero más personalizado acerca de productos de inversión más sofisticados.

 

Los desafíos del futuro de la banca digital

La banca debe tener en cuenta el valor del customer centric en la estrategia global de la entidad financiera, al mismo tiempo que se mitigan los riesgos derivados no solo de la propia actividad sino también del auge de las transacciones digitales.

Un cliente cada vez más exigente

El futuro de la banca pasa por satisfacer las necesidades crecientes de clientes buscando lo mejor de los dos modelos de atención: la cercanía y la personalización de la banca presencial y, la inmediatez y la disponibilidad 24/7 de la banca digital.

El cliente espera un servicio más empático, una calidad a la altura de sus necesidades. Por ello, tanto entidades financieras como bancarias tienen la oportunidad de revisar su propósito, aquello que las hace diferentes para dotarse de nuevos atributos en forma de servicios con mayor valor emocional, de responsabilidad y compromiso con la sociedad.