Todo acerca de la IA (Inteligencia Artificial) en cámaras de seguridad para empresas

La videovigilancia posibilita que las oficinas vacías estén protegidas, pero la mera filmación y visionado no son suficientes para crear ambientes seguros y protegidos 24 horas los 365 días del año.

Para facilitar la detección de cualquier situación indeseada, contamos con la incorporación de la Inteligencia Artificial (IA) al funcionamiento de las cámaras de videovigilancia. Esta tecnología está revolucionando todos los sectores productivos y está mucho más extendida de lo que pensamos.

 

 

 

 

¿Qué es exactamente la Inteligencia Artificial? ¿Qué puede aportar a un sistema de cámaras de seguridad en oficinas? Vamos a ir a paso a paso desgranando tanto la manera en que esta tecnología mejora la vigilancia a través de la imagen como algunas definiciones básicas.

 

Inteligencia Artificial: qué es y cómo mejora el funcionamiento de las cámaras de seguridad en oficinas

La Inteligencia Artificial se basa en los algoritmos que imitan la manera en que el cerebro humano piensa. Hablamos de la capacidad de razonar, de aprender, planificar y crear. A partir de una información o conjunto de datos, la IA saca conclusiones que se pueden traducir en informes, acciones, etc. Todo ello, porque es capaz de detectar patrones y hacer deducciones.

El asistente de voz de nuestro smartphone es solo uno de los muchos dispositivos (por citar uno cercano) que utiliza esta tecnología para hacernos la vida más fácil, pero no es el único. A nuestro alrededor y en casi todos los sectores económicos y productivos, la Inteligencia Artificial ha ido ganando terreno y facilitando tareas, de modo que podemos automatizar y, sobre todo, prever mucho más que antes.
 

¿Cómo beneficia esta tecnología a las cámaras de seguridad en oficinas?

- En ocasiones, puede ocurrir que por error se detecte un riesgo que en realidad no existe y se incurra en despliegues y acciones que suponen costes. Gracias al funcionamiento de la Inteligencia Artificial, se puede saber cuándo una anomalía no representa ningún riesgo y cuándo es necesario actuar. Así, a los profesionales que aguardan detrás de estos sistemas para actuar cuando es necesario, se les facilita enormemente la labor y los costes en seguridad se mantienen bajo control.

- Las cámaras de seguridad en oficinas forman parte de un sistema más complejo de vigilancia desde el exterior que, gracias al trabajo de la Inteligencia Artificial, ve su labor simplificada y su capacidad de respuesta incrementada. De ese modo, la seguridad de las personas, las cosas y la viabilidad de un negocio están mucho mejor protegidos.

- La Inteligencia Artificial aplicada a las cámaras de seguridad en oficinas puede detectar la presencia de intrusos gracias a su capacidad de reconocimiento e identificación de personas. Además, puede evaluar comportamientos que supongan una amenaza (por ejemplo, la coacción o la intimidación a alguien que trabaja en los accesos a una oficina).

- Teniendo en cuenta que, cada vez, más las sedes de los negocios están alejados de núcleos urbanos, tener la posibilidad de que estas cámaras inteligentes supervisen las oficinas aporta al ambiente de trabajo una completa sensación de seguridad.

 

Otras aplicaciones de la Inteligencia Artificial a las cámaras de seguridad en oficinas

La Inteligencia Artificial permite la detección temprana de anomalías, puesto que puede tomar varios hechos aislados y concluir que forma parte de un riesgo latente o inminente. Las cámaras de seguridad en oficinas apoyadas en la inteligencia artificial pueden trabajar para, por ejemplo, controlar aforos en épocas como la actual en las que por razones sanitarias es importante saber cuántas personas ocupan un espacio.

La Inteligencia Artificial hace que las cámaras de seguridad en oficinas realicen una vigilancia proactiva basada en su capacidad de aprendizaje. Gracias a esta tecnología, desde nuestro SOC (Security Operations Center) nos anticipan peligros y evitamos gastos innecesarios, con una instalación sencilla y poco invasiva que no tiene por qué interrumpir el día a día de una oficina.