Formas y tipos de robo en negocios
 

Existe gran variedad de métodos en los que un ladrón puede aprovecharse de nosotros. Por ese motivo es importante conocer qué tipos de delitos existen para ser capaces de prevenir los robos.

Los diferentes formas de sustracción ilegal en negocios son:

  • Hurto Interno
  • Hurto externo
  • Robo físico
  • Robo cibernético
  • Atraco

Hurto Interno

El hurto interno está considerado como el tipo más común de sustracción de bienes. Se trata de la situación en la que un empleado de la empresa es quien acomete la falta. Su gravedad varía según el valor de los objetos o bienes robados, aunque se caracteriza por que no existe violencia.

Hurto externo

El hurto externo es cuando alguien ajeno a la empresa se lleva bienes sin recurrir a la violencia. Un ejemplo común es cuando alguien roba ropa en unos grandes almacenes.

Robo físico

El robo físico es la sustracción sin violencia en la que el ladrón se ve obligado a forzar elementos de seguridad para hacerse con el botín. Por ejemplo, cuando se fuerzan cajas fuertes, se agujerean paredes (método butrón) o, simplemente, se rompe la cerradura de una puerta.

También incluye los casos de vandalismo en la que las personas involucradas aprovechan la situación para robar.

Robo cibernético

Es la sustracción de información valiosa a través de dispositivos inteligentes. Es el caso del robo de contraseñas para acceder a cuentas bancarias, por ejemplo. Una buena opción es guardar la información en la nube para proteger tu negocio.

Atraco

Un atraco es el robo de bienes con violencia contra otros individuos. Puede ser con o sin armas. Ante este tipo de situaciones, es importante saber cómo actuar ante un atraco a mano armada.

Cómo proteger tu negocio
 

Existen muchos sistemas de seguridad útiles para proteger tu negocio. Los más comunes son los siguientes:
 

Alarmas

Es el sistema de seguridad más conocido. Puedes conocer mejor nuestras alarmas para empresas. Está 24 horas monitorizadas en remoto. Si saltan, comprobamos qué ha sucedido y, en caso necesario, avisamos a la Policía.
 

Cámaras de vigilancia

Las cámaras tienen una doble función. Por una parte, disuaden a los intrusos y apartan las manos de las cajas registradoras.

Por otra, son útiles para identificar a las personas que están en una zona. Pueden, incluso, utilizarse como pruebas en un juicio.

Lo óptimo es contar con un sistema de videovigilancia conectado a una alarma.
 

Apps

Las alarmas modernas cuentan con apps de seguridad para monitorizar tu negocio, como la App Smart. El control esta en la palma de tu mano.

Además, puedes contar con la App de la Policía AlertCops, para poder denunciar un crimen ante las Fuerzas de Seguridad lo antes posible.